PARIS, jul. 27 (UPI) -- La cantante Madonna, ofreció un espectáculo la noche del jueves en el Olympia de París, que concluyó con una versión de Je t'aime moi non plus de Serge Gainsbourg en francés antes de bajar el telón en poco menos de una hora, para decepción de sus seguidores que no dudaron en abuchearla.

Respondiendo a la expectación que había levantado y rompiendo con la tónica de las actuaciones de su gira mundial, MDNA Tour, Madonna aprovechó este concierto excepcional en el mítico music-hall parisino para responder artísticamente a la presidenta del ultraderechista Frente Nacional francés.

Marina Le Pen presentó una querella contra la cantante estadounidense por injuria tras la proyección, el 14 de julio en el Stade de France, de un videoclip que muestra fugazmente a Marine Le Pen con una cruz gamada en la frente. Sé que he enojado a una tal Marine Le Pen. No es mi intención hacerme enemigos, dijo desde el escenario poco después del inicio del concierto.

Sin proyectar esta vez las imágenes incriminadas, la cantante alabó la tradición tolerante y acogedora de Francia con los artistas extranjeros. La gente de color, la gente diferente, las minorías se sentían bien recibidas en Francia y todo el mundo venía a Francia para crear, exclamó ante unos 2.700 espectadores. Hoy en día, el mundo está entrando en un periodo que da miedo. Las economías se desploman, no tienen nada de comer en Grecia, la gente sufre en todo el mundo y tiene miedo. ¿Y qué pasa cuando la gente tiene miedo? Se vuelve intolerante, deploró, en una crítica apenas velada a las tesis del Frente Nacional.

LATAM: Reporte-tgp