Tras los saludos protocolares, y al son de "Rabiosa" de Shakira, Valeria Ortega comenzó una performance en la que cinco bailarines la acompañaron para cumplir el tradicional rito del piscinazo.