La hermosa Valeria Ortega, flamante reina del Festival de Viña 2012, se mandó su piscinazo y dejó claro que su belleza y elegancia fueron las dos grandes razones que la convirtieron en soberana.