La directora y productora de Miss Universe Puerto Rico, Magali Febles , prepara los últimos detalles para el certamen donde se decidió la candidata de Puerto Rico para el 2007(Foto: EFE\Thais Llorca)

Inmersa en los últimos preparativos para la gran final de Miss Puerto Rico Universo, Febles estaba atenta a todos los detalles, ordenaba a los técnicos cómo tenían que estar las luces del escenario, coordinaba a las asistentes que cuidaban a "las niñas" (competidoras) y atendía un teléfono que no paraba de sonar.

El concurso Miss Universo "es como una competición de atletismo o gimnasia. Para mí es como una competición deportiva, sólo que la de belleza es un poco más complicada", dijo Febles en entrevista con Efe.

Sobre la pasarela de un salón del Centro de Convenciones de Puerto Rico ensayaban las más guapas de los 78 municipios de la isla caribeña, pero sólo una de ellas luciría la corona que cedería Zuleyka, la última reina boricua, que además aún sostentaba la corona de Miss Universo.

FEBLES VENDÍA CHUCHERÍAS.

La directora y productora de Miss Universe Puerto Rico, Magali Febles , prepara los últimos detalles para el certamen donde se decidirá la próxima candidata de Puerto Rico para el 2007(Foto: EFE\Thais Llorca)

Febles, quien comenzó a trabajar en República Dominicana a los ocho años vendiendo chucherías en la calle, siempre se interesó por la cosmetología y su juego preferido cuando su madre la llevó a Puerto Rico para que tuviera un futuro mejor era maquillar y peinar a sus amigas.

Quería ser abogada, pero su madre le dijo que era una carrera de ricos, así que comenzó a trabajar en salones de belleza, donde pronto destacó y artistas boricuas como Lucecita Benítez pedían que ella las maquillara.

La regañaron varias veces porque se escapaba del trabajo para ver los concursos de belleza, de los que le atraía que "una persona pudiera convertirse en alguien bien importante por lucir bonita", recordó Febles.

Una vez dentro del mundo de la organización de Miss Universo, comenzó a sentir la satisfacción de ver que su trabajo y conocimientos son "útiles para engrandecer a una nación. Cuando ves la bandera de tu país te olvidas de quién es uno".

Y ella tiene dos países porque, además de ser una dominicana que vive en Puerto Rico desde niña, dirige la competición de belleza en los dos estados caribeños.

Para la forjadora de bellezas, lo que una mujer ha de tener para ganar el concurso es "belleza y sensibilidad, debe ser bondadosa, agradecida, inteligente, disciplinada y humilde, desprendida y que sepa compartir".

Magali Febles comenzó vendiendo chucherías. Para ella el concurso de Miss Universo es como una competición deportiva(Foto: EFE\Thais Llorca)

Así, los que trabajan para ella "van a estar motivados para dar la milla extra (el máximo)" y ella sabrá afrontar "las situaciones en las que se encontrará viajando por todo el mundo".

Explicó que por mucho que digan los detractores de los concursos de belleza, "siempre va a haber personas en contra de lo que sea", "las niñas vienen por su propia voluntad para dar un cambio en sus vidas en el que no todo es la belleza".

"Muchas te dicen que no les importa ganar, que lo que quieren es participar para desarrollarse como personas y adquirir seguridad en ellas mismas", dijo descalza, maquillándose para la fotógrafa de Efe, pues afirmó que es "una obrera" a la que no le gusta retratarse.

Aseguró que el desmayo que sufrió Zuleyka poco después de ganar Miss Universo 2006 no se debió al exceso de presión, sino que fue por otros factores añadidos como el calor aumentado por los focos, que no se sentía el aire acondicionado, aunque sostuvo que sí hay mucha presión y, por eso, es tan importante la disciplina.

"La vida se trata de eso. Otras jóvenes trabajan 40 horas en una tienda. La próxima Miss Puerto Rico Universo tiene que hacer ejercicio y adaptarse a los parámetros del concurso", explicó.