Diablitas, angelitos, gatitos y tigresas... La noche de brujas cada vez nos deja la boca más abierta y no precisamente por la cantidad de dulces recogidos, sino por las curvas que se observan en la mayoría de los atuendos femeninos, lucidos magistralmente por verdaderas hechiceras.