El golfista herido (Jesse Grant/WireImage.com)

Ver imagen ampliada

Quizás lo más caro de conseguir de este atuendo sea el palo de golf, pero puedes improvisar con el viejo bastón del abuelo, sus pantalones y hasta su amadísimo gorro. Eso sí, el maquillaje corre por tu cuenta, así como la creatividad para mantener mitad de bola de golf pegada a tu frente. Sin embargo, te garantizamos que vas a sorprender.