Mujer sin cabeza (REUTERS/Cheryl Ravelo)

Ver imagen ampliada

En apariencia se trata de un complicado mecanismo, pero en realidad consiste en una máscara que se lleva en brazos y un delantal que te cubre el rostro. La clave es abrir tres orificios, dos que te permitan ver y uno que te deje respirar, de lo contrario será la verdadero noche del pánico.