Jenni Rivera, se fue La Gran Señora

Jenni Rivera, se fue La Gran Señora

México (EFE).- Un accidente de avión ha segado de raíz la vida de Jenni Rivera, La Gran Señora de la canción. A sus 43 años había triunfado como cantante, actriz, compositora, empresaria y también como madre, aunque tuvo una existencia agitada y nada fácil.

Desaparece una diva. La Diva de la Banda, como se la conocía en México y en el seno de la población hispana radicada en Estados Unidos (EEUU). De banda y de bandera.

Pierde la vida una mujer consagrada en el mundo de la música con miles de admiradores que hoy lloran desconsolados su muerte.

México está de luto. Conmocionado por la repentina muerte de la cantante mexicano-estadounidense, Jenni Rivera, en un accidente de avión en el estado norteño de Nuevo León (México). Universal Music Group (UMG), su sello discográfico, escribe hoy el siguiente pésame en su página web:.

“JENNI FUE INCOMPARABLE”.

“La familia UMG se encuentra profundamente triste por la repentina perdida de nuestra querida amiga Jenni Rivera. El mundo raras veces se encuentra con un artista que impacta tan profundamente a tantas personas como Jenni. Desde su versátil e increíble talento y la forma en que conquisto a sus seguidores alrededor del mundo, Jenni fue simplemente incomparable. Siempre extrañaremos su gran talento; su música estará todo el tiempo con nosotros”.

La tarde del pasado domingo 10 de diciembre se halló en un rancho del municipio de Iturbide el jet en el que viajaba Rivera junto a seis personas más. Acababa de dar un concierto en Monterrey (norte de México), donde era muy querida, y esa misma noche tenía previsto participar en el programa “La Voz” de México donde ejercía de coach de los concursantes.

Fuerte, vitalista, con temple y mucho carácter, controvertida y muy directa, con una sonrisa perenne y un alma solidaria, Rivera nunca olvidó sus orígenes. Hija de padres mexicanos que cruzaron la frontera en busca de una vida mejor, siempre fue solidaria con los desfavorecidos. Su nombre real era Janney Dolores Rivera Saavedra y estudió Administración de empresas. Pero su verdadera pasión y vocación siempre fue la música, a la que se dedicó en cuerpo y alma.

Nacida el 2 de julio de 1969, en Long Beach, California (EEUU), era madre de cinco hijos con edades comprendidas entre los 10 y los 28 años. También era abuela a pesar de su juventud. Tercera hija de seis hermanos Rivera, cultivó la música de banda, las norteñas, las rancheras, la balada, la música pop y el corrido, lo que le abrió el corazón de millones de latinos en Estados Unidos y de varios más en México.

UNA MUJER PARA LA BANDA.

En 1993, su padre, el productor Pedro Rivera le regaló la grabación de su primer disco. Desde entonces, su carrera fue hacia arriba, sobre todo porque en el género de la banda no existían prácticamente mujeres.

En 1999 publicó dos nuevos álbumes: “Si quieres verme llorar” y “Reyna de reynas”. En 2002 fue nominada al Grammy Latino por su trabajo “Se las voy a dar a otro”. Recibió entonces el apelativo de la Diva de la Banda. Tres años después se aventuró a grabar “La Gran Señora” acompañada de mariachis. Rivera se atrevía con todo.

Actualmente participaba en el programa de televisión La Voz, México. Anoche todo el equipo del programa lamentó y lloró su desaparición frente al asiento que solía ocupar.

Contrajo matrimonio en tres ocasiones: con José Trinidad Marín con quien estuvo casada de 1984 a 1992; el difunto Juan Manuel López con quien lo estuvo de 1997 a 2003; y el ex beisbolista Esteban Loaiza, con quien sólo estuvo casada dos años, de 2010 al presente.

Más allá de sus logros musicales, uno de los mayores éxitos de la cantante es su fundación sin fines de lucro "Jenni Rivera Love Foundation", creada en 2005 para apoyar a niños que sufrieron abusos, niños que padecen cáncer, madres solteras con pretensiones de estudiar, inmigrantes y que sufren violencia en sus hogares. Para esto último fue portavoz de la Coalición Nacional contra las Mujeres Maltratadas y la Violencia Doméstica en Los Ángeles, así como empresaria exitosa. Actuaba con conocimiento de causa. Ella misma sufrió abusos sexuales por parte de su ex marido, Trino Marín.

Anoche, en la última entrevista que ofreció en Monterrey, se mostró feliz y contenta con su momento artístico: “Yo tengo hijos, nietos, padres, hermanas, un público que me espera. Quizás esté tratando de alejar los problemas y enfocarme en lo positivo. Es lo mejor que yo puedo hacer”, afirmaba.

PANORAMA MUSICAL.

Actualmente compartía los primeros lugares en las preferencias del público latino al lado de figuras como Pitbull, Don Omar y Ricky Martin.

Su último disco, "Joyas prestadas: Pop", se había colado entre los más vendidos en las últimas semanas. Entre otros grandes escenarios Rivera actuó en el Auditorio Nacional mexicano, en el Auditorio Telmex de Guadalajara, en el Staples Center, el Nokia Theatre, el Allstate Arena y Gibson Amphitheatre, todos ellos en EEUU.

No obstante, las canciones de la artista también se escucharon en escenarios de menos importancia pero cálidos y rebosantes del cariño de sus seguidores como los de las ferias y festivales populares tanto de México como de Estados Unidos.

El último que pisó fue la Arena Monterrey, anoche, donde más de 15.000 personas escucharon a la artista cantar sus temas antes de abordar el avión que la iba a conducir a la capital mexicana.

Con ella iban a estar artistas de la talla del español Miguel Bosé, la mexicana Paulina Rubio, de quien era muy amiga y el chileno Beto Cuevas.

Rivera era considerada una de las artistas femeninas más importantes de la música regional mexicana. No en vano, su primer éxito en la radio, hace ya muchos años, fue con el tema “Las malandrinas”, incluido en su tercer trabajo “Que me entierren con la banda”. ¿Un título premonitorio?

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados