Valeria Ortega sale con la corona, dispuesta a cumplir con la tradición que toda reina de Viña debe afrontar: el piscinazo.