Como una de las "supermodelos" originales, no resulta sorprendente que Cindy Crawford se vea "hot hot hot" a los 45. Diosa.