Lisa Kelly, la camionera estrella

ESPECTACULOS. Tiene la belleza y el glamour de Grace Kelly, y se apellida igual. Pero a diferencia de la fallecida princesa, Lisa Kelly prefirió ser una camionera de tiempo completo y vivir la adrenalina del volante en la serie 'Camioneros, Rutas Mortales', que se emite con éxito por History Channel.

"No me considero una princesa en medio de los camioneros, soy solo una mujer que maneja un camión y creo que hay quienes son más princesas que yo", dice Kelly, oriunda de Grand Rapids, Michigan, habló desde República Dominicana, donde promociona la nueva temporada de la serie que se emite todos los domingos.

Considerada por miles de televidentes masculinos como la camionera más sexy del planeta, Kelly sabe que su imagen es totalmente vendedora.

En su página web (www.lisakelly.com) comercializa sus propias fotos autografiadas, gorras y un calendario; objetos que se pueden adquirir por precios que oscilan entre los US$19,95 y los US$29,95.

La atracción que genera Lisa también se ve reflejada en el hecho de que su libro, '¿Qué fue de Rampur Jackson?' (en el que habla de un perro que ella encontró en la India y del cual cuidó), agotó existencias.

El hecho de moverse en un mundo aparentemente reservado para hombres, no la intimida. "Siempre he trabajado con ellos, estoy acostumbrada porque trabajé con mi hermano, así que no hay nada extraño en ello. Tampoco es complicado. Además, todos tenemos el mismo propósito".

A pesar de la acogida del público, ha sentido el rechazo de sus colegas. "Cuando los hombres me ven manejando, hay algunos que se sorprenden y otros a los que nos les agrada la idea de que yo esté ahí entre ellos; pero no le presto atención a lo que la gente pueda pensar porque, sencillamente, me gusta este mundo", nos dice.

Lisa Kelly empezó su carrera abordo de una camioneta repartidora de pan, y luego trabajó como conductora de un bus escolar durante un año. "Este es un estilo de vida que he asumido desde muy joven. Lo único que me importa es sentirme libre y tranquila cuando manejo un camión", expresa.

Vanidosa, cambia a su antojo el color de su pelo y nunca deja de usar su lápiz labial, incluso en los más inhóspitos parajes. Alaska no es un territorio desconocido para ella, pues creció en Sterling, un pueblo de 4.000 personas, donde debía conducir varios kilómetros al pueblo más cercano en busca de víveres.

Por la confianza que se tiene, no dudó en aceptar el reto de transitar por las 'Rutas Mortales' y recorrer el territorio de Alaska, luego de haber conducido por las carreteras del Himalaya y de los Andes, experiencia que ella considera "el reto más grande mi vida".

Recorrer Alaska en medio de condiciones climáticas difíciles y llevar pesadas cargas "Es una nueva aventura para mi vida que quería experimentar".

Lisa reconoce que tuvo múltiples situaciones de temor durante el rodaje de la serie: "Una de las más impactantes fue la de manejar bajo una tormenta, tomar curvas difíciles y perder los frenos".

Pero afirma con seguridad que "No hay ningún riesgo grande al manejar un camión. Amo manejar uno de ellos y tengo mucha experiencia. Cada recorrido te enriquece con experiencias distintas porque siempre estás viajando de un lado a otro".

Reconoce que no es usual ver mujeres manejando tractomulas, aunque "cada día se incrementa el número y ya empiezas a verlas en los caminos". Lisa quiere demostrar su temple y por eso aceptó manejar un costoso camión con una carga de 100 toneladas a lo largo de Alaska.

Asegura que "el secreto para ser un buen camionero es nunca dejar de aprender. Sin importar la experiencia que se tenga al volante debes aprender de todas las personas, porque alguien puede enseñarte algo nuevo".

Rutas Mortales: Alaska

En esta nueva temporada de 'Rutas Mortales', el grupo de camioneros recorrerá las difíciles vías de Alaska. Cada domingo, a partir de las 10:00 p.m., el canal History presenta una nueva aventura.

Entre ellas veremos la pericia que deben demostrar al conducir bajo condiciones extremas como una tormenta de nieve, al llevar pesadas cargas que ponen en riesgo su seguridad en las carreteras, al decidir entre recoger o no a una persona aparentemente inocente que hace 'autostop' o lidiar con situaciones más complejas como la pérdida de frenos, desvararse en un paraje inhóspito y recordar las 'primiparadas' y errores por los que pasa un conductor novato.