David Bowie se impuso en los 70 con una serie de memorables álter egos transformándose quizás en la mayor influencia para los artistas modernos con dobles personalidades. Ziggy Stardust fue su creación original y, muy probablemente, la mejor de todas.