Sigue estos consejos para dormir mejor

Seguí estos consejos para dormir mejor

Si normalmente no sufrís de algún trastorno del sueño o de insomnio, hay múltiples causas por las que ahora te quedás contando ovejas hasta la madrugada. Durante el verano, nuestros hábitos de sueño cambian demasiado. Aunque sigas en la rutina del trabajo y no hayas salido a la playa o a otro lugar, sólo los cambios de temperatura hacen que te acuestes más tarde y tu sueño sea más inquieto. El Dr. Héctor Anabalón, experto en trastornos del sueño, lo explica como un cambio en los hábitos de vida y en la “higiene del sueño”, que incluye tus actividades diarias, tus comidas e incluso tus hormonas. Hay que tener en cuenta que el insomnio de verano afecta más a mujeres que a hombres y con edades entre los 40 y 50 años.

Por ejemplo, la temperatura ideal para tener un buen dormir es entre 18ºC y 22ºC, lo que en verano es muchas veces mayor que eso, sobretodo a la hora que uno suele acostarse el resto del año. Entonces,  muchos de nosotros optamos por acostarnos más tarde o simplemente ver TV hasta conciliar el sueño, lo que nos hace estar más cansados al día siguiente. Otras cosas que influyen son las comidas más abundantes y más tarde en verano, el consumo de alcohol más frecuente y la costumbre de dormir siestas largas en la tarde.

Hay también un factor fisiológico. Nuestro cuerpo produce una hormona llamada melatonina, cuya producción se estimula con la oscuridad, por eso, cuando hay más horas de luz, como en el verano, disminuye la melatonina en nuestro organismo y nos cuesta más conciliar el sueño.

Pero, para todo esto existe una cura, y el Dr. Anabalón recomienda “respetar los 10 mandamientos de una buena higiene del sueño”, dice. Sólo se trata de respetar horarios y moderar los hábitos que afecten nuestro sueño: 

1. Fijar la hora de dormir y despertar.

2. Si tenés la costumbre de dormir la siesta, no te pases de 45 minutos de sueño al día.

3. No beber alcohol en cantidades excesivas 4 horas antes de acostarse y no fumar.

4. No tomar cafeína 6 horas antes de acostarse. Incluye café, té, colas y chocolate.

5. No ingerir comidas pesadas, picantes o muy dulces 4 horas antes de acostarse. Un refrigerio ligero antes de acostarse es aceptable.

6. Hacer ejercicio regularmente, pero no inmediatamente antes de acostarse.

7. Dormir en una cama cómoda.

8. Mantener una temperatura confortable y buena ventilación en el dormitorio.

9. Bloquear ruidos y eliminar luces innecesarias en el dormitorio.

10. Reservar la cama para dormir y para el sexo. No utilizar la cama para trabajar o recrearse.

Siguiendo estos simples consejos podrás recuperar tu plácido sueño de antes de las vacaciones y evitarás otras posibles causas de insomnio.