¿Te clavo la sombrilla?: los temas del verano a través de los años

Aún no lo sabemos pero tenemos serias y justificadas sospechas: Michel Teló y su "Ai Se Eu Te Pego", la eterna reproducción del temita cuya letra no comprendemos bien pero repetimos por fonética, dejará en el olvido al "Please Me" de Poncho en una nueva contienda por imponerse en ese pedestal sobre el que cada año colocamos al llamado -con mayúscula y a esta altura hasta nos ponemos de pie- "Tema del Verano". Más allá de lo que efectivamente suceda, el fenómeno musical estival (que durante enero pasado tratamos de asesinar sin éxito, proponiendo alternativas o antídotos más rockeros), termina por fritarnos el cerebro, siempre: el tema del verano se repite demencialmente a lo largo de tres meses en todos lados, adopta formas inesperadas, se cuela en las bocas de las personas más insólitas, te persigue hasta el mismísimo infierno. Hasta que pasa, generalmente para morir en el olvido o conformar algún compilado nostálgico, y volver a resucitar en forma (no de fichas sino) de otro hit diferente pero de mismas características machacantes.

¿Qué es exactamente lo que nos incita a determinar un símbolo musical todos y cada uno de los veranos? Si no fuera porque terminamos odiándolo, a él y a todo lo que lo rodea, diríamos que la voluntad de recuerdo de un período comúnmente signado por la algarabía, las olas, el viento, las aventuras efímeras, las miniiiitas. Eso, o la insistente penetración comercial en nuestra vida cotidiana (el "Te clavo la sombrilla" como ejemplo por antonomasia, el tema del verano que criticaba el tema del verano: ridículo) o la ricardofortización del fenómeno. Incluso sin encontrarle razón de ser, y por más insoportable que resulte, el tema del verano fue, es y será la representación sonora de la temporada más agobiante. Por eso, porque desde que Derek López nos condenó con su "Batida de coco" allá por 1996 no podemos escapar, decidimos repasar los últimos cinco casos, a pesar de que el año pasado la pelea haya sido dura (la reminiscencia de "We No Speak Americano" de Yolanda Be Cool y su metamorfosis en el "Barbra Streisand" de Duck Sauce) y muchos de ellos hayan prolongado su efecto residual aún hasta estos días.

¿Qué otro Tema del Verano recordás?

Más notas en rollingstone.com.ar