Por Zorianna Kit

LOS ANGELES (Hollywood Reporter) - Hace poco, el cineasta y productor afroamericano Lee Daniels recibió una llamada de larga distancia: George Lucas había visto su cinta "Precious" y quería que lo visitara en su rancho Skywalker.

Daniels voló hacia el norte, almorzó con Lucas e incluso pasó la noche en una de sus cabañas.

"Al principio estaba nervioso y me sentía intimidado", asegura Daniels, que llevó con él a su mujer, Gabourey Sidibe.

"Luego nos relajamos y conversamos sobre la vida y sobre cómo la película me afectó tanto a mi como a mi mujer. También hablamos de cómo el sonido puede ayudarme en mi próxima película, porque tengo un presupuesto limitado. Fue una conversación muy agradable".

Daniels dijo que ahora tiene un nuevo amigo al cual "me siento libre de llamar para pedirle algún consejo".

Tener a Lucas como un mentor es una de las puertas que se abrieron para Daniels como resultado de "Precious", Y él no está sólo: Para varios nominados a los Oscar de este año, el éxito de sus películas ha dado por resultado inimaginables ofertas de trabajo, una alta remuneración, más respeto dentro de la industria y llamadas de figuras poderosas de Hollywood.

Daniels, quien está nominado a dos categorías, mejor director y mejor película, dijo que le ofrecieron más de 2,5 millones de dólares para dirigir películas de todo tipo, desde westerns hasta un musical. Eso está muy lejos de los 600.000 dólares que recibió por "Precious", que también dirigió.

Gracias a esa película, ahora mantiene conversaciones con Hugh Jackman, Liam Neeson y Robert De Niro para diferentes proyectos, mientras trabaja en su siguiente película "Selma", un drama sobre un movimiento de derechos civiles para Pathe Films.

Además se encuentra involucrado en un piloto, sin nombre aún, que dirige y produce para el canal del cable HBO, sobre un millonario negro y su familia disfuncional en Filadelfia.

"Antes alegaba que sólo me consideraban para un tipo específico de películas, pero ahora están por todas partes", dijo Daniels.

"Es liberador ser visto como un productor de películas y no como un productor de películas afroamericano. Para mí es un cambio en mi carrera", puntulizó.

REUTERS RFG MG/